miércoles, 18 de marzo de 2009

Sin rastro

Las gotas caen directo al suelo.
No resbalan.
Que si uno llora viendo al suelo.
Las marcas no se quedan en la cara.

Imagen de acá

2 comentarios:

Nayuribe dijo...

charcos en el suelo, con los ojos húmedos y las mejillas secas...
evitando que nos vean llorar, llorando en secreto...

Carlos Murcia dijo...

lloremos como queramos!
pero con todo, y que saquemos del rincón más pequeño de la historia,
nuestra última lágrima...