viernes, 13 de marzo de 2009

Como Harry Potter

Sonaré un poco (muy) geek. Pero es que me siento como Harry Potter.
Llevando en la frente una estúpida cicatriz, que me hace diferente a como sería sin ella. Siendo diferente, comportándome diferente por llevar esa cicatriz.
No es bonito eso de tener una cicatriz, menos cuando se lleva en la cara, en la frente, como un rótulo que dice: vean está marcada para siempre.

Sé que aveces me comporto tontamente por tener esas marcas, que aveces no soy yo misma, que a veces sigo actuando raro, por esas cicatrices, como quien tiene un trauma que no supera todavía. Esa desesperación. Esa tristeza. Esos: ¿y si...? Ese no saber como comportarse, si despedirse con un beso o no. Lo siento.

Ayudame a curar las heridas.


Bueno y para deshacernos de lo geek que anda de moda últimamente hablemos de algo opuesto: hablemos de sexo. Jaja.
Si hablar de sexo es el opuesto a hablar de cualquier tema geek, ¿Será posible ser un geek del sexo, o el término geek no aplica para este caso?

5 comentarios:

Gallina dijo...

juju! Creo que depende del grado de "geekedez"!! Ud cree que por nuestras últimas conversaciones y flores de obsequio (ja), perderiamos todos los detalles geeks que nos conforman...? jajajajajaja
Póngase un pañuelo en la frente!

Amanda dijo...

Jajaja ay Olalla, la semana de Bienvenida te ha afectado un poquitín jeje...

-Oli-LoRe- dijo...

Jajajaja un poquitín na mas

nickyfc dijo...

uno puede ser lo que quiera. Eso es lo bello de vivir.

DANIELA MUÑOZ dijo...

A mi me gustan las cicatrices, en especial las que cuentan historias. Un cuerpo sin cicatrices es un cuerpo sin historias... digo yo.