domingo, 29 de mayo de 2011

Corazones de esos

Dicen que el dolor alimenta la inspiración, por eso creo que este blog a veces se vuelve tan triste.
Desde la perspectiva de un corazón que duele (como todos los corazones del mundo, tampoco es que me crea especial ni que quiera montar un drama) es fácil que parezca que soy la noble en cualquier situación.
Pero no lo soy, y no siempre estoy tan triste como podría creerse.
La mayoría del tiempo siento algo que no sé explicar bien, talvez gratitud sea la palabra adecuada... Entonces gracias, porque me parte el corazón verte llorar y amé que me rompieras el corazón así. Ya es tiempo de que vuelvas.