martes, 2 de septiembre de 2008

P-E-R-F-E-C-T

Un día de estos disfrutamos de una loca aventura, cuando uno crece cerca de una amiga, a veces los cambios de la vida pegan fuerte, afortunadamente lo que podría ser un gran drama para ella está marchando bien, me alegro mucho por mi amiga!, sin embargo este post no se trata sobre ella, se trata sobre el novio de ella.

Les contaba hoy a Nice y su amiga, que ese boli es perfecto y la respuesta fue: ¡Tiene que ser gay!

Primero vamos a los puntos obvios que harían perfecto a cualquier señor que los tuviera:
Es alto, guapillo, buena gente, amable, cocina muy rico, tiene plata y carro, es caballeroso hasta decir basta, inteligente, centrado, cariñoso, detallista (el mae hasta halagó mi pelo teñido!), sensible, gracioso, divertido, observador y como si fuera poco tiene una familia ADORABLE.

Si, pareciera que es de mentira, pero no, de todas formas lo que en verdad me pareció increíble no es que ese hombre reúna esa cantidad de cualidades, si no el amor que hay entre ella y él, eso si que me dio envidia.

Y es que mientras merendábamos todos en grupo, gracias a el amor de mamá que se tiene ese boli, y hablábamos de la aventura de el día, él miraba a mi amiga, y sostenía su mano con cariño sobre la mesa, donde todos podíamos ver.
Pasamos todo el día con mi amiga para apoyarla, pero él además de todo, siempre la miró a los ojos y le preguntaba ¿Cómo te sientes?.
En ningún momento les hizo falta besarse (por lo menos no en frente de nosotros) para hacernos notar que se quieren de verdad, con sólo oírlos hablar de cualquier cosa, aún sin decir ninguna clase de cursilerías se notaba montones.
A pesar de que él deseó todo este tiempo que ella se cambiara de casa, nunca le dijo nada y más bien ahora que lo hizo siempre le recordó que si quería devolverse él la apoyaría totalmente.
Y miren si el amor no cambia a la gente, que ella juró y perjuró que JAMÁS podría ser la típica novia cursi, que las palabras chineadillas o romanticonas no iban con ella, que nunca podría hablar o comportarse de esa manera, y ahora nada mas basta escucharla hablar por teléfono para poder reírse al verla tragarse sus palabras.

Eso sí que me hizo pensar que es PERFECTO.
Ver que dos personas de verdad sí tienen lo que se ve en la tele, eso sí que me dio envidia.



2 comentarios:

nickyfc dijo...

Que tan excelente y que tan feo cuand uno se tiene que tragar las palabras que dijo en contra de las cursilerías.

Sabes que es lo mejor boli? que yo sé que cuando a vos te pase, lo que has visto en la tele se va a ver como cualquier banalidad.

kRaB_KrAb dijo...

Di, no todos tienen porque tener suerte de perro en esas cosas :(

Al menos demuestran que es posible y que no es cuestión de circunstancias sino de personas, personalidades y actitudes.